Amaranto Escritura Creativa


Amaranto germina gracias a la pasión que tenemos por la buena comunicación escrita.

Creemos que el respeto a los lectores comienza por la buena calidad de lo que leen. Por ello, en Amaranto ofrecemos aspectos clave tales como la creatividad, la atención al detalle y el ojo crítico, a través de los cuales le garantizamos la mejor calidad a nuestros clientes y sus proyectos.

Servicios
Nuestro propósito es ofrecerte propuestas personalizadas e ideas frescas que incrementen el valor de tu empresa o proyecto.


Redacción creativa

Creamos conceptos e ideas originales que responden a las estrategias de comunicación de tu marca o empresa.

Gestión de redes sociales

Posicionamos tu marca a través de las plataformas sociales que se adapten a las necesidades de tu empresa.

Blogs empresariales

Reforzamos la personalidad de tu empresa compartiendo contenido de valor para tus clientes potenciales y actuales.

Corrección de estilo

Manténemos la unidad y la coherencia en el estilo comunicativo del contenido de tu marca o empresa.

Traducciones

Adaptamos tus ideas y mensajes a otros mercardos, manteniendo el formato e idea original.

Publicaciones
Estas son algunas de nuestras más recientes publicaciones.


Nada cambia si no cambiamos nada

Wed Aug 30 2017 16:08:50 GMT+0000 (UTC)
Salirnos de nuestra zona de confort es aquello que siempre escuchamos que necesitamos hacer para alcanzar todo nuestro potencial, pero, como emprendedores, ¿qué implica salirnos de esta zona?


Si a mí como emprendedora me hubieran advertido sobre todo el esfuerzo, los sacrificios o el aprendizaje que conlleva iniciar un negocio propio, probablemente me hubiera tomado aún más tiempo aventarme al ruedo. Sin embargo, cuando tomé la decisión de crearme un nuevo camino, opté únicamente por centrarme en el lado positivo de la aventura. Eso sí, con el tiempo me di cuenta de que el emprendimiento, sea del tipo que sea, requiere mucho más de lo que uno puede llegar a imaginar.

Por esta razón, a continuación tocaré ciertos puntos que han sido, no solo claves, sino un parteaguas a lo largo de todo este proceso emprendedor. Además, ante los cuales me he visto "obligada" a salirme completa y totalmente fuera de mi zona de confort.

¿Realmente eres dueño de tu propio tiempo?

Recuerdo perfectamente que una de las razones por las cuales yo quería emprender mi negocio era precisamente para tener total control y libertad de mi tiempo. Hoy día, pasados un par de años, me doy cuenta de que si bien en ocasiones puedo seguir acomodando mis tiempos a conveniencia, también debo sacrificar otros tantos para trabajar, programar citas con clientes, acudir a eventos o simplemente seguir con mi proceso de aprendizaje para continuar ampliando mi conocimiento. Esto incluye trabajar a altas horas de la noche, fines de semana, días festivos y, por supuesto, fechas que para muchas personas están pensadas como tiempos para vacacionar. Eso sí, cuando tienes la libertad de manejar tu propia agenda siempre conservas la sensación de que el tiempo es tuyo.

¿Sabes hablar en público?

Aún cuando mi profesión radica en la comunicación y el enfoque de mi negocio en la escritura, he tenido que, no solo aceptar, sino aprender que para crear contactos, comunicar la esencia de mi empresa y para dar a conocer lo que ésta ofrece, es necesario convertirme en una excelente oradora. Yo personalmente durante mucho tiempo quise darle la vuelta a esta parte del mundo empresarial, ya que mi personalidad innata no iba de la mano con hablar de negocios con personas a quienes yo no conocía. Hoy día puedo asegurarte que poder socializar sin paralizarte es una parte indispensable para que tú y tu negocio se den a conocer. Y no solo eso, adquirir esta experiencia te da la oportunidad de prospectar clientes, enriquecerte con nuevas experiencias y dar a conocer tu propia personalidad.

¿Sabes lidiar con un "no"?

Este tema es algo de lo que mucha gente no suele hablar, pero que he tenido oportunidad de experimentar de primera mano y, además, de platicarlo con otros emprendedores que se han abierto a compartirme sus experiencias. Cuando eres emprendedor, debes saber que habrá infinidad de ocasiones en las que otras personas tengan interés, o al menos así lo demuestren, sobre un producto y/o servicio que ofrece tu empresa. Esto por supuesto no es problema, la cuestión aquí es la importancia de aprender y aceptar el que tú estarás invirtiendo mucho, muchísimo, de tu tiempo en acudir a juntas, armar cotizaciones a la medida y estar al pendiente de ellos para que, al final, te enfrentes a 3 posibles panoramas.

El primer panorama, y más optimista, es aquel ante el cual tu proyecto recibe una aprobación rápidamente, o lo más rápidamente posible. El segundo es que por fortuna, con quien estás teniendo el trato, se tome el tiempo de comunicarte que por "x" o "y" razón el proyecto se detuvo, lo cual puede significar que se realizará más adelante o que simplemente nunca más volverá a tomar rumbo. Y, el tercero, y quizá el más complejo de asimilar, es cuando aquellos clientes prospectos que de ser de carne y hueso de pronto se transforman en aire, humo o, para ser más claros, en fantasmas. Así es, habrá mucha gente que después de todo este proceso nunca más te vuelva a dar la cara, o siquiera a contestar. Si lo analizas bien, es maravilloso el arte que poseen estas personas de desaparecerse de la faz de la tierra y tú, por supuesto, debes aprender a no tomarte esto personal. Por experiencia te digo, es mejor tomarse estas vivencias con filosofía y pensar que es parte del aprendizaje para que, más adelante, sepas detectar desde un principio quién sí va enserio y quién no.

¿Te crees muy paciente?

En este mundo tan veloz el cual nos brinda todo de manera inmediata, la paciencia parece ser una virtud digna de rescatarse o de reaprenderse. ¿Recuerdas el título de este artículo? Nada cambia, si no cambiamos nada. Y es cierto, ¿de qué nos sirve dominar todo aquello que rodea al mundo empresarial, si no somos capaces de tener la suficiente paciencia para tomarnos todo nuestro propio proceso emprendedor con calma? Salte de tu tren de pensamiento, de la caja programada, de tu zona de confort, siempre teniendo en mente que la paciencia te hace estar un paso por delante de tu competencia.

A quien sabe esperar, a quien sigue a pesar de los altibajos y quien aprende de cada paso que da, tarde o temprano, logra el éxito por el cual tanto está trabajando.

Leer más

Brinda aquello que te gusta recibir

Tue Feb 07 2017 17:09:56 GMT+0000 (UTC)
Todo lo que te gusta obtener de una empresa y sus servicios, es justamente lo que tus clientes deben, y desean, recibir de tu negocio.


Durante mucho tiempo me he dedicado a observar el por qué de la existencia de empresas, y personas, más exitosas que otras.

Si bien es cierto que mucho tiene que ver con el esfuerzo y la dedicación, el éxito también recae en el cuidado que se le presta a los detalles que comúnmente damos por sentado, pero que, en realidad, no todos los negocios ofrecen.

Te comparto un ejemplo. Actualmente, es muy común que las empresas, o quienes prestan un servicio, queden mal en tiempos de entrega. Cuántas veces no hemos escuchado el ya común: “Te lo envío hoy por la tarde”. Y ese “hoy por la tarde” se convierte realmente en un envío por la mañana del día siguiente.

Estas situaciones, aún cuando se vuelven cada día más habituales por el ritmo de trabajo y de vida, no es el servicio correcto que una empresa debe de brindar.

1. Cumple con tus fechas

Por ello, es sumamente importante que cumplas con aquello que le hayas prometido a tu cliente. Así sea devolver una llamada a cierta hora del día, enviar un correo con información relevante para un proyecto o hacer entrega de un documento final, sea cual sea la razón por la cual tu cliente te está esperando, es importante le des la importancia que merece cumpliendo con los tiempos pactados.

Por otra parte, mucho de lo que atraerá a un nuevo prospecto a tu negocio es la certeza de que será tomado en cuenta, opuesto a sentir que le estás dando por su lado, lo cual ocurre más de lo que crees. Por ejemplo, un prospecto comúnmente te comentará desde un inicio aquello que espera obtener de tu servicio.

Tú, como empresa, debes saber lo importante que es escucharlo detenidamente para rescatar cualquier detalle que le demuestre, a lo largo de todo el proceso, que sus comentarios sí están siendo considerados.

2. Escucha lo que tu cliente quiere

Si bien en esta época parte de un negocio exitoso es el ofrecer ideas nuevas, frescas y creativas, también es importante que le brindes a tu cliente “destellos” de lo que él desea.  Pongámoslo en un ejemplo.

Imagina que eres un diseñador de interiores y un prospecto acude a tu agencia para conocer los distintos modelos de ventanas que ofreces. Su búsqueda se centra específicamente en encontrar las apropiadas para una zona céntrica de una ciudad capital, por lo que te comenta que lo más importante es que aíslen el sonido lo más posible. Además, a lo largo de la conversación, y sin venir a cuento, te menciona que su color favorito para este tipo de detalles es el color magenta.

Supongamos que al final este prospecto se suma a tu cartera de clientes debido a que tu negocio sí ofrece lo que él busca. El siguiente paso sería mostrarle cómo quedarían las ventanas por medio de un render.

Y aquí es donde sucede la magia. Un negocio cualquiera, le haría un diseño de ventanas con un color común, digamos que pondría las ventanas en color blanco. Un negocio que toma en cuenta los detalles, utilizaría el comentario que recibió en aquella primera plática a su favor, ofreciendo un render con las ventanas en color magenta. Esto es lo que escuchar a tu cliente significa. Cada detalle cuenta.

Y hablando de detalles, quizá tú domines el arte de anticipar las necesidades de tus clientes, pero, ¿qué sucede cuando la gente que trabaja para ti lo hace también? Tus clientes no solo se llevan una buena impresión, sienten que valió la pena invertir su dinero en tu empresa y, por si fuera poco, te recomiendan y vuelven.

3. Anticipa las necesidades

Analicemos lo anterior con un ejemplo. Imagina que aquello que más disfrutas al ir a un restaurante es acompañar tu comida con chiles toreados, por lo que le solicitas al mesero que, junto con las entradas, te traiga una buena cantidad de ellos. Pero, como es de esperarse, éstos se terminan pronto.

Y aquí pueden suceder dos cosas. Por un lado podemos tener al mesero que no hace nada hasta tú le solicites nuevamente una dotación de chiles toreados y por el otro tenemos al mesero que te brinda un servicio excepcional y se anticipa, trayéndote más chiles a la mesa sin que tú se los hayas pedido. ¿La diferencia? Haber detectado y anticipado la necesidad específica de su cliente.

Ojo, no se trata de convertirnos en adivinos, pero sí de observar aquellos detalles que realmente hagan la diferencia entre un servicio mediocre y uno extraordinario.

Al final del día, estos tres aspectos; cumplir, escuchar y anticiparte, no solo te abrirán muchas puertas, sino que mantendrán a tu empresa en un nivel de calidad por arriba de la competencia.

Leer más

Rodéate de un buen equipo de trabajo

Thu Oct 13 2016 16:34:55 GMT+0000 (UTC)
Un trabajo en equipo óptimo reforzará constantemente el aprendizaje individual de todos quienes conforman tu negocio.


Siguiendo la misma línea de mi artículo anterior, "Haz feliz a tu equipo de trabajo", hoy quiero platicarte sobre la importancia que tiene el que elijas correctamente a las personas que conformarán tu empresa.

Ya sea que tengas a una persona encargada de llevar a cabo las entrevistas o seas tú mismo quien se encargue de realizar todo el proceso, es sumamente importante que siempre te tomes el tiempo necesario de evaluar correctamente a cada uno de los candidatos.

Olvídate de las típicas preguntas del estilo: “¿Cómo te ves en 5 o 10 años?” No, en esta época es realmente necesario que te centres en conocer más sobre cada candidato.

Adéntrate a conocer cómo es su estilo de vida, qué valora más de aquellas personas que se cruzan por su camino y, más allá de pensar que un candidato es inestable por tener diversas experiencias laborales, pregúntale por qué ha tomado dichas decisiones.

Te sorprenderías de lo que puedes aprender en cada entrevista y de lo mucho que puede aportarte alguien que se ha desenvuelto en distintos ambientes laborales.

Ahora bien, ¿qué tipo de personalidades elevarán el valor y la calidad que ofrece tu empresa?

1. Atención al detalle

Aún cuando siempre ha sido una tarea difícil encontrar gente que realmente preste total atención a lo que está haciendo, esto no es una excusa para no encontrar a estas piezas clave que tanto valor añaden a un negocio.

¿Y qué es exactamente lo que las distingue? Primero que nada, estas personas están conscientes del peso que tiene cada error, por lo que no es necesario advertirles del cuidado que deben tener al revisar cada detalle. Para ellos, repasar más de una vez lo que están haciendo, y tomar en cuenta las especificaciones o requerimientos del cliente, es algo que forma parte de su naturaleza.

Y si bien no todos estamos hechos para ser meticulosos, si es muy importante que siempre dejes en claro la importancia y el peso que tienen los detalles y cómo esto es una cualidad que se convierte en el gran diferenciador de una persona y, por ende, de una empresa.

2. Respeto

¿Cómo saber si la persona que vas a contratar sabe lo que es el respeto? Una vez más, este valor no es algo que debamos ni dar por sentado ni pasar por alto, ya que es un pilar fundamental en la interacción que ocurrirá día con día en tu empresa.

Por ello, deberás detectar si existe o no desde la primer entrevista de trabajo. ¿Cómo? Lo primero y más sencillo de identificar es si llega a tiempo a la entrevista, la puntualidad es la primer señal de respeto hacia el tiempo de los demás. Y, una vez que haya comenzando la entrevista, analiza si sus respuestas realmente contestan a lo que necesitas saber, esto te indicará si realmente está prestando atención y tiene interés en resolver todas tus dudas.

Asimismo, e igual de importante, identifica cómo se expresa de su anterior jefe o de sus antiguos compañeros de trabajo, y aprovecha para preguntarle cómo llegó a resolver algún malentendido o problema con ellos. Esto, te dará mucha de la información necesaria para saber si el respeto es o no clave en su desarrollo profesional.

3. Iniciativa

La diferencia entre un equipo que solo sigue reglas, o que únicamente está en espera de que se les indique en todo momento cuáles son los siguientes pasos, reside en la iniciativa de sus integrantes.

Para identificar esta cualidad, será necesario preguntarle al candidato el tipo de decisiones que ha tomado en sus previas experiencias laborales y si alguna de ellas fue de alto impacto para el cliente o el proyecto. Así como también será indispensable cuestionarle si en algún momento ha tomado la iniciativa de proponer algo distinto a lo que la mayoría sugirió.

Su respuesta, te servirá de punto de partida para conocer si es una persona que se sale, o podría salirse, de su zona de confort.

4. Abre los ojos de tu empresa

Así como una empresa está en constante evolución, tu equipo también puede verse influenciado y cambiar con el paso del tiempo. A continuación te presento algunas, de las muchas, actitudes que puedes detectar a tiempo con la finalidad de evitar que se dañe el ambiente laboral o el éxito de tu negocio.

  • Quejas habituales sin razón aparente
  • Excusas continuas para no realizar el trabajo
  • Obstinación por tener la razón sin escuchar otras opciones u opiniones
  • Deseo inflexible de llevarse siempre todo el crédito

Toma en cuenta estas recomendaciones y rodéate del mejor equipo de trabajo.

Leer más

Clientes
Conoce las empresas que nos han dado la oportunidad de colaborar en sus proyectos.