El emprendimiento no sabe de horarios

Emprendimiento
09/03/2020 12:34 pm

Iniciar tu propio negocio no es sinónimo de libertad, pero aprender a darte tiempo libre de calidad hará toda la diferencia tanto en lo laboral, como a nivel personal.


Mientras escribo este artículo voy volando a otra ciudad. Es un viaje de placer, sin embargo, es la primera vez que me veo en la situación de tener que tomar la decisión de trabajar durante un vuelo. ¿Por qué? Porque sé que cualquier momento es buen momento para adelantar, terminar o ajustar detalles de los proyectos que están en puerta o están llevándose a cabo. Pero, no te voy a mentir, realmente me pregunto, ¿cómo pude yo convertirme en esta persona?


¿Tú también emprendiste? Entonces estarás de acuerdo con mi artículo El mundo emprendedor es de los valientes.


Y me lo pregunto, y pregunté, porque la mayoría de la gente emprendedora coincide en un mismo argumento: “Una de las razones por las cuales emprendí es precisamente para ser dueño de mi tiempo.” Muchas veces imaginándonos que este gran paso nos otorga un pase VIP a tener tiempo de sobra. Cuando en realidad este concepto de ser “dueños de nuestro propio tiempo” tiene un significado completamente distinto.


Entonces, ¿qué implica? En realidad, pasar de ser empleado a ser emprendedor simplemente te da la oportunidad de organizar tus tiempos y, en muchas ocasiones, manejarlos a tu antojo. Por ejemplo, cuando emprendes, puedes elegir entre tener un horario “normal” de oficina o cambiar tu rutina completamente; recorriendo, acorde a las actividades que desees, tus horarios.

Pero, lejos de tener esta ventaja, gozar de libertad no significa liberarnos de los procesos o responsabilidades típicas de una empresa. Como lo es el definir un modelo de negocio, objetivos, estrategias de comunicación, de venta, pagar impuestos, etcétera. En realidad, todo se resume en compromiso, mucho compromiso.


Considera estos aspectos para evitar que el trabajo acabe contigo


Así como el compromiso es básico cuando emprendes, también lo es el destacar aquellos temas que debes tener en constante consideración si no quieres pasar de sentirte liberado, a sentir que el trabajo te come vivo.


Aprende la diferencia entre el tiempo libre y el tiempo libre de calidad

¿Sabes distinguir entre ambos términos? Puedo decirte que, en el instante en que emprendes, este es uno de los aprendizajes más importantes. Ya que a partir de este momento, será difícil que no tengas una conversación, una junta o una entrega pendiente. Y si no es eso, tu mente estará trabajando en algún tipo de mejora, en algo nuevo que implementar, cómo impactar mejor a tu público meta o en el tipo de servicio y/o producto que podrías comenzar a ofrecer.


Por mí parte. yo defino el tener tiempo libre como el poder hacer cosas ajenas al trabajo, pero seguir pensando en él. A diferencia de tener tiempo libre de calidad, el cual conlleva aprender a liberar tu mente del hamster en rueda constante que es parte, y será siempre parte de tu mente; si tú se lo permites por supuesto. El tiempo libre de calidad es complicado de conseguir, pero se alcanza siendo un emprendedor organizado que sabe definir bien sus tiempos, entregas y, sobre todo, sus prioridades.


Aprende a detenerte

Sin duda alguna es más fácil detenerte, olvidarte y seguir con tu vida cuando trabajas como empleado en una oficina. Sí, estoy de acuerdo en que depende del giro. Sin embargo, cuando no depende de ti directamente el que la empresa tenga ingresos, clientes, etc., es mucho más fácil "separarte" del trabajo al final de cada jornada. Y aun cuando este artículo lo escribiera yo en un avión, todo es parte de un equilibrio. Ya que para disfrutar, uno también tiene que aprender a compensar. Por ello, y por experiencia propia, te aconsejo el que aprendas a detenerte y a darle a todos los ámbitos de tu vida el tiempo que merecen.


Un ejemplo sería el darte la oportunidad de comer a tus horas, ¡el alimento es gasolina para tu cerebro! Un emprendedor sufre un desgaste mental impresionante porque es un sin parar diario. Además de que cuidarte es importante si quieres rendir y sacar una empresa adelante.


También es importante que recuerdes que fuera del mundo de los negocios existen también tus colegas de trabajo, tu círculo de amigos, tu pareja y tu familia. La cual, aunque te apoye, también necesita saber que estás bien y que no todo en tu mundo es trabajo. En realidad todo merece un tiempo y aunque uno deba hacer ajustes, todo se puede lograr sabiéndolo acomodar, tal como lo dice el dicho. 


Ah no, ¡perdón! Que el dicho dice: "Todo cabe en un jarrito si se sabe acomodar". Bueno, tú me entiendes.


Regálate momentos a solas

Ya te hablé del tiempo de calidad versus el tiempo libre, te aconsejé aprender a detenerte y a valorar todo aquello fuera de la burbuja laboral, pero falta algo muy importante en toda esta ecuación: ¡tú!


Quizás estés pensando que tú no necesitas tiempo a solas o incluso que no te gusta estar a solas, pero, en el mundo en el que vivimos; y como emprendedores que somos, por supuesto que es importante tener tiempo para ti. Uno recibe mucho estímulo a diario entre conocer gente nueva, estar en contacto con clientes y/o enfrentarte día a día a retos nuevos con tus colaboradores.


Tener tiempo a solas te permite no solo conectar contigo mismo, recordar por qué estás haciendo las cosas, por qué vale la pena el esfuerzo y sobre todo, a evaluar cómo estás tú como persona que piensa, vive y siente. Este tiempo para ti te permite evitar que te agotes o pierdas la paciencia fácilmente. Además, estos son grandes instantes en donde le permitirás a tu mente fluir libremente.


Porque en definitiva, ser emprendedor requiere que te encuentres bien emocionalmente. Es decir, estar en equilibrio con todos los aspectos de tu vida para afrontar cualquier situación con la mente abierta y los pies bien puestos sobre la tierra.



 

Comparte este artículo: